Salvador Larroca

Publicado en: Creadores | 0

Salvador Larroca

Salvador Larroca (Valencia, 1963) se dió a conocer a los lectores españoles por sus ilustraciones para las ediciones nacionales de cómics Marvel publicados por Planeta-DeAgostini. En 1992 la filial británica de Marvel le dió la oportunidad de dedicarse profesionalmente a dibujar cómics, lo que le permite abandonar su trabajo en una empresa de cartografía digital. Para Marvel UK dibujaría solamente diez comic-books antes del cierre del sub-sello británico, pero apenas tardó unos meses en dar el salto a Marvel en EEUU, y pronto se convirtió en dibujante regular de Ghost Rider durante dos años y medio. Durante este periodo, gracias a su rápidez también pudo colaborar paralelamente en trabajos breves para DC (la saga “Terminal Velocity” en Flash) e Image/Wildstorm (un número de StormWatch, serie creada por Jim Lee, quien en aquella época era una fuerte influencia en el estilo de Larroca), apenas dos excepciones en una carrera desarrollada enteramente en Marvel. En 1996 realiza sus primeras colaboraciones más o menos breves para la línea X-Men, y su trabajo comienza a absorver visiblemente algunos elementos de otros dos dibujantes “de moda” en aquella la época: Carlos Pacheco (a quien precisamente sustituye en Excalibur) y Joe Madureira (por entonces dibujante “titular” de La Patrulla-X). En breve le llega el encargo de dibujar Los 4 Fantásticos (1998-2000), que encarrila definitivamente una trayectoria ascendente en Marvel, donde pasa a dibujar los X-Men durante una larga temporada (2000-2007, en diferentes cabeceras y permutaciones) y posteriormente Iron Man (desde 2008 a 2012), alternándolo con trabajos breves puntuales, casi siempre miniseries o arcos argumentales cerrados de no más de seis capítulos.
De todos ellos, su trabajo en Iron Man el que mayor proyección le ha acabado dando, gracias a la fortuna de coincidir en el tiempo con las dos películas de Iron Man (que elevaron notablemente la popularidad y relevancia editorial del personaje) y la película de Los Vengadores (donde el personaje tenía un protagonismo central), y a unos entretenidos guiones de Matt Fraction, en una etapa muy recuperable del personaje a la que no sólamente han acompañado las ventas, sino también las críticas positivas, llegando a recibir en julio de 2009 el Premio Eisner a la “Mejor Nueva Serie”.
A lo largo de los años Larroca también ha trabajado en mayor o menos medida con guionistas históricos como Robert Kirkman (creador de The Walking Dead), Warren Ellis, Ed Brubaker, Peter David, Chris Claremont e incluso brevemente con Stan Lee. En el 2013, Larroca dibuja la serie Cable and X-Force. Además es uno de los pocos autores españoles que trabajan para Marvel o DC y dibuja las portadas de sus cómics, algo que no le permiten a la mayoría.

Larroca ofrece algo casi muy valorado en el mercado USA: un dibujo sólido y constante, que quizá no llega al nivel de detalle o acabado de otros “autores estrella” pero sí que está por lo general por encima de la media, y da al editor de la colección en la que trabaja la seguridad de que será capaz de dibujar doce números al año (e incluso más) sin necesidad de sustitutos que hagan “números de relleno”. Algo de lo que no hay muchos dibujantes que puedan presumir y que está muy valorado no sólo por los lectores de las series de superhéroes, sino también por sus editores, ya que es bastante común que los dibujantes más destacados no sean capaces de llegar a dibujar un cómic al mes (algo comprensible por otra parte, ya que es bastante lógico pensar que para lograr un mejor resultado, además de tener talento, también es importante el tiempo que el autor dedica a preparar, planificar y dibujar cada página) y den abundantes dolores de cabeza a los encargados de coordinar la producción del cómic.
Creativamente, aunque ha pasado por diferentes etapas e influencias a lo largo de los años (sobretodo en sus primeros tiempos), es destacable la inquietud creativa que le ha llevado a experimentar desde hace más de una década con diferentes coloristas probando diferentes acabados (incluyendo el coloreado digital directamente sobre sus lápices) y desde hace unos años aplica directamente grises por ordenador sobre sus dibujos, con los que define volúmenes e iluminaciones y añade “efectos especiales” sobre los cuales luego trabaja el colorista, logrando así un mayor control sobre el acabado final del cómic.

Dejar un comentario

Usted debe Ingresar para publicar un comentario.